Enero, mes de cine venezolano en Madrid

Notes

cine venezolano, Madrid, Enero, Diversidad Cultural, CDCVE

El Centro de la Diversidad Cultural de Venezuela en España (CDCVE), brazo cultural de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en España, con el apoyo de instituciones venezolanas como el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), han preparado una programación especial para conmemorar la fiesta del cine venezolano con el objetivo de rendir un homenaje a todos los hacedores y hacedoras del cine nacional.

En este sentido, se presentarán grandes joyas cinematográficas y algunos trabajos recuperados y restaurados por la Fundación Cinemateca Nacional de Venezuela (FCN), ente encargado del rescate, preservación, conservación, investigación y difusión del acervo fílmico nacional.

Las proyecciones se iniciarán el 17 de enero en el auditorio del CDCVE con La balandra Isabel llegó esta tarde (1950, 96 min.), una coproducción argentino-venezolana con el sello de una de las empresas fílmicas más longevas del país sudamericano: Bolívar Films y que obtuvo en Cannes el premio de Mejor Fotografía.

La cinta es del realizador Carlos Hugo Christensen sobre su propio guión escrito en colaboración con el escritor Aquiles Nazoa e inspirado en el cuento homónimo de Guillermo Meneses; versa sobre la pasión de un marino por una prostituta que trata de retenerlo con conjuros mágicos y cuyos personajes están encarnados por actores de la talla del mexicano Arturo de Córdova, Virginia Luque, Juana Sujo y Juan Corona.

 El sábado 28 de enero se exhibirá un conglomerado de joyas restauradas por iniciativa de la FCN:

Don Leandro el inefable (1918), basada en el sainete homónimo de Rafael Otazo, dirigida por Lucas Manzano, retrata las vivencias de un provinciano que llega a la ciudad de Caracas dispuesto a disfrutar de la vida pero con el tiempo se convierte en objeto de burla de los capitalinos. La cinta es la más antigua que se conserva en Venezuela y tiene la particularidad de poseer partes coloreadas artesanalmente, algo muy común hasta los finales de los años ’20.

La venus de Nácar (1932) de Efraín Gómez, uno de los primeros ensayos con audio conocidos en el país, que marcó el paso del cine silente al sonoro. Su realización se le debe a un sobrino de Juan Vicente Gómez, aficionado a la radio y a las grabaciones sonoras, en el que tuvo una especial participación. El relato es el de una madre que intenta dormir a su hija con un cuento sobre una perla que se va transformando en Venus ante el asombro de un enamorado pescador y se fusionan en una danza.

Taboga (1938) de Rafael Rivero, uno de los primeros filmes de sonido sincrónico, un cortometraje con diálogos y musicalización, en el aparece la orquesta Billo’s Happy Boys interpretando conocidas canciones de la época.

Araya (1958) en el que se retrata desde la visión particular de la realizadora el día a día en una salina natural del mismo nombre, ubicada al nordeste de Venezuela: los “salineros” y sus artesanales métodos de trabajo a modo coreográfico, en contraposición con las consecuencia del arribo de la explotación industrial. Entre los premios y reconocimientos del documental destaca el galardón otrogado por la FIPRESC en el XII Festival de Cannes de 1959 (compartido ex aequo con Hiroshima, mon amour de Alain Resnais).

La escalinata (1950), dirigida por el cineasta venezolano César Enríquez, realizada con recursos limitados y catalogada como el único largometraje bajo la influencia del Neorrealismo Italiano. Presenta una mirada que va más allá de la imagen oficial que se presentó durante el régimen Perejimenista y otros trabajos coproducidos con países como México y Argentina a través de Bolívar Films.

Todas las proyecciones son gratuitas y se realizan a las 19:30 h.

La invitación es para que celebren junto al CDCVE un año más del cine venezolano.

Fuente Revista Venezolana

cine venezolano, Madrid, Enero, Diversidad Cultural, CDCVE