Venezuelan Roots: Mientras haya música, vamos a seguir soñando

Venezuelan Roots: Mientras haya música, vamos a seguir soñando

Venezuelan Roots, música, soñando, acústico

En Ginebra, Suiza, unos acordes acústicos flotan a través de compases armoniosos y alegres. A algunos, familiarizados con ellos, se les eriza la piel y se les forma un nudo en la garganta; a otros, que se topan por primera vez con estos sonidos, se les dibuja una sonrisa en el rostro y un movimiento casi involuntario en los pies.

Los intérpretes son los miembros de Venezuelan Roots, banda conformada por seis talentosos y vanguardistas músicos venezolanos que han sabido, sobre la base del folklore criollo, construir canciones nutridas de diversas perspectivas contemporáneas.

Mediante contacto telefónico, conversamos con  Julio D’ Santiago, baterista y fundador de la agrupación, quien, desde Ginebra, nos reveló los detalles, las curiosidades, los planes y los sueños que han construido y siguen edificando a Venezuelan Roots como uno de los proyectos que más darán de qué hablar en los próximos tiempos.

Julio D’Santiago, baterista y fundador de la agrupación. Foto: Cortesía

¿Cómo surge y se va materializando el proyecto Venezuelan Roots?

Desde hace años, había querido concretar algún proyecto netamente venezolano, en donde no se encontrase música de otros países que no fuesen Venezuela, pues, en la mayoría de los casos, siempre estamos tocando música de otros lugares.

¿Tienes amigos venezolanos en Europa?

Hemos creado una plataforma increíble y gratis para ellos. Informa tu amigo.

A raíz de la época en la que yo vivía en Venezuela, tenía viejas amistades como Eddy Marcano (violín) y José Puentes (contrabajo). Estando ellos de gira por Europa, nos pusimos en contacto.

Un día se me ocurrió invitarlos a Ginebra con la idea de hacer un concierto. Con base en el concierto, surgió la inquietud de querer, luego de tanto trabajo, pretender materializar algo más interesante, algo más productivo que un simple concierto.

Empecé a darle vueltas a la idea de la grabación de un disco, y con esa meta nació el proyecto. Los integrantes se fueron sumando poco a poco: primero Manuel Rangel (maracas), quien vive actualmente en Caracas y es uno de los exponentes más virtuosos y vanguardistas que hay en el país. Luego se contactó a Leo Rondón (cuatro), quien vive actualmente en París y se ha ocupado de llevar el alma del instrumento muy lejos. Por intermedio de Eddy Marcano, hice contacto con Baden Goyo (piano/teclados), quien vive actualmente en Nueva York y se puso totalmente a la orden. Todo esto integró al ingeniero de sonido Alejandro Lovera, el hijo del comediante Emilio Lovera, quien actualmente vive en Londres. Entonces así se conformó Venezuelan Roots, basado en la amistad y en las ganas de hacer música con intérpretes de alto nivel.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de tener integrantes esparcidos alrededor del mundo?

La desventaja, obviamente, es que no nos reunimos seguidamente, no nos podemos ver todas las semanas para ensayar o estar en cercanía física permanente. Pero, gracias a internet y a las telecomunicaciones, podemos estar bastante en contacto.

Todos los días nos estamos enviando información, material, ideas. La ventaja es que, al estar viviendo los músicos en distintos lugares, están confrontados a diversas culturas, ése es uno de los puntos más importantes para lo que yo quiero hacer con este proyecto.

Su música combina, magistralmente, elementos folklóricos con instrumentos como el piano y la batería, ¿consideran que Venezuelan Roots se mueve dentro un género en particular?

El hecho de que estemos en distintos lugares del mundo, en contacto con otras culturas y otro tipo de sonidos, enriquece esta propuesta.

Cada músico aporta lo que le ha tocado vivir musicalmente para que todo tenga otro color y otro mensaje. Al hablar de género, yo lo llamo “Música de Venezuela hecha en el extranjero”; es lo que busco como filosofía para el disco.

No quiero que sea una grabación de música venezolana hecha como si estuviésemos en Venezuela, porque ya hay gente haciendo muchas propuestas interesantes en ese ámbito dentro del país y no sería honesto tratar de hacerlo así cuando la realidad es otra.

Quiero que exista un concepto foráneo a la realidad musical venezolana. Habrá elementos de improvisación que se trasladarán sobre otros horizontes, pero siempre partiendo de una base sólida y amplia de música tradicional venezolana.

¿Con qué tipo de sonido les gustaría experimentar y no lo han hecho hasta ahora?

Buscamos que la interpretación sea lo más acústica posible, dejando brotar las influencias de todos los músicos.

¿Cómo ha sido, alrededor del mundo, la recepción de su música por parte de venezolanos en el exterior y de gente no familiarizada con la música venezolana y que ha tenido, gracias a ustedes, su primer contacto con ella?

Hemos tenido un feedback bastante positivo con esta propuesta, tomando en cuenta que ésta aún no está grabada y que el material no está oficialmente circulando a la venta.

La expectativa que se ha creado con esta reunión ha sido amplia y positiva. Nos llegan correos y mensajes de todas partes del mundo escritos por gente que pregunta acerca de las giras y del disco.

A finales del año pasado, publicamos un video en nuestro Facebook y, a los tres días, llegamos a 35 mil visitas al video y más de 168 mil personas que accedieron a la página. Fue una sorpresa muy agradable para nosotros sentir esa acogida.

Esperamos seguir creciendo y concretando material. Del 8 al 14 de abril, en Ginebra, estaremos grabando el primer álbum de Venezuelan Roots.

¿Cuáles son, en este momento, sus proyectos, sus metas y sus sueños como banda?

Como proyecto, la grabación de nuestro primer álbum. Como meta, darle continuidad a todo esto, que salga adelante, que evolucione (como ha evolucionado) a ser más que una reunión una vez al año.

Los músicos tienen mucho potencial, mucha creatividad, muchas ideas; como decimos en Venezuela, son muy espabilados. Nosotros los músicos soñamos cuando componemos, nuestros sueños son reflejados a través de las notas, de la composición, de los arreglos. Mientras haya música, nosotros vamos a seguir soñando.

Venezuelan Roots estará dando, en abril, una serie de conciertos por Europa. Para más información, consulta la agenda de eventos de Rootsalad, donde encontrarás eventos organizados por y para venezolanos en todos los países europeos.

Fuente Rootsalad

Venezuelan Roots, música, soñando, acústico