Sencillez en ascenso

Sencillez, ascenso, actor venezolano

José Ramón Barreto es uno de los protagonistas jóvenes de la nueva telenovela de Venevisión, Para verte mejor. Humilde y perseverante, aquí el actor comparte cómo se inició en el oficio y cuáles son los proyectos que prepara para la pequeña y la gran pantalla

Cuando una abuela agarra un tema, difícilmente lo suelta. La de José Ramón Barreto siempre estuvo empeñada en verlo actuar. Desde que tenía cinco años lo animó a participar en castings de comerciales y televisión. “Ella tenía metida en la cabeza la idea de que yo servía para esto y nunca le pregunté por qué. Yo iba más que todo por complacerla, pero después de las pruebas nunca me llamaban”, dice divertido. Cuando ya había engavetado la idea, sucedió el milagro. Cuatro años después de haber hecho su última audición, lo llamaron de RCTV para probarlo como parte del elenco de la serie Túkiti, crecí de una y obtuvo el papel. Tenía 14 años. “Quería cumplirle el sueño a mi abuela, aunque en realidad yo no sentía que tenía un talento especial porque el amor a la interpretación no nació conmigo: pero a medida que fui metiéndome en esto lo entendí y empecé a amarlo. Cuando le dije a ella que me contrataron, estaba emocionadísima y lo disfrutó mucho. Siempre fue mi fan número uno”.

A ese le siguieron otros retos. En La Trepadora, al ver el trabajo de actores veteranos, el muchacho decidió formarse de lleno con mentores como Nelson Ortega y William Cuao, al tiempo que absorbía de sus compañeros veteranos el mayor aprendizaje posible. Luego participó en telenovelas como Calle Luna, Calle SolEl árbol de Gabriel y Corazón Esmeralda. En un momento dado decidió irse a Estados Unidos para probar suerte, pero desde aquí seguían llamándolo. “Hice allá algunas cosas chéveres, pero decidí volver porque me di cuenta de que aquí ya podía escalar. Es bonito cuando empiezas en una historia como el ‘amigo número dos’, en la siguiente ya eres el mejor amigo del protagonista, y después es a ti al que le dan amigos”. En un receso se fue por tres meses a vivir en El Yaque, resuelto a montar un negocio de flyboard con unos amigos, cuando una llamada de Laura Visconti Producciones lo animó a sacarse la sal y volver a resaltar libretos. Era su turno de encabezar el elenco de la serie juvenil A puro corazón, en el que le dieron la oportunidad de participar en otros ámbitos de la producción.

Ahora, con 26 años recién cumplidos, es uno de los protagonistas de Para verte mejor, el nuevo dramático de Venevisión. Su personaje se llama Guillermo, un muchacho que estudia veterinaria y cuya prioridad es su familia. “Tiene una novia con la que tuvo una hijita, pero ella no comparte su pasión por rescatar animales. Él está en ese conflicto de averiguar qué es lo que le da más felicidad”. Allí actúa con su propio perro en la vida real, un golden llamado Koby. “Debo aclarar que no entró palanqueado. Él hizo su casting contra otros 200 perros y le fue muy bien. A la hora de grabar ha resultado una revelación, porque Mónica incluso le ha escrito en el guion cuándo debe pararse, cuando estirarse, cuándo ladrar y todo lo hace. Es insólito”, cuenta risueño.

Mientras este dilema se desdobla, al muchacho lo flechará Ana, el personaje que la actriz Michelle De Andrade interpreta en esta trama. “Como ya hemos trabajado juntos y somos muy amigos ha sido muy cómodo, pero hicimos un esfuerzo en no repetir lo que habíamos hecho en A puro corazón. A pesar de que Michelle no ha estudiado actuación, es muy buena actriz porque tiene una sensibilidad artística increíble que nos ayuda mucho a los dos. Somos capaces de mirarnos a los ojos y que nos den ganas de llorar”, explica. “Mónica Montañés escribió una historia que celebra mucho lo venezolano y es un honor que nos hayan escogido como parte de ese elenco de gente increíble; todos hemos dado lo mejor. A pesar de que Michelle y yo no encajamos mucho en el canon estético que usualmente han tenido los protagonistas de Venevisión –porque ella no se considera una princesita delicada ni yo un míster/galán–, es una oportunidad que agradecemos porque refleja que es el momento de abrirse a otras cosas”.

Próximamente Barreto intervendrá en otros proyectos, como una historia que toca el tema sensible de los niños de la calle y los esfuerzos de la sociedad para ayudarlos. A largo plazo sueña con explorar la dirección de actores e iniciar una empresa de contenidos audiovisuales. Si algo rescata de todas estas experiencias es la fe en la constancia. “Si en un momento tan difícil como este se puede lograr un sueño, creo que nunca hay que dejar de seguir apostando por las cosas importantes. Aun cuando podamos creer que lo hemos intentado todo, hay que seguir luchando por esa oportunidad”. Las abuelas siempre tienen la razón.


Nacer otra vez

Tras participar en cintas como Luisa y Tamara, Barreto está trabajando en Vuelve a la vida, la nueva película de los hermanos Luis Carlos y Alfredo Hueck. En ella interpreta a un joven con leucemia que afronta la enfermedad con el apoyo de la familia y la complicidad con el hermano, quien se convierte en su donante de médula. “Es una película que va a gustar mucho porque te hace reír y llorar. Es una historia de la vida real: el guion está basado en esta experiencia que les ocurrió a ellos dos en 1996. Me encanta este proyecto porque el argumento te hace reflexionar sobre qué es lo que vale la pena aprovechar y cómo nada te falta cuando enmarcas en la familia tus ganas de salir adelante”.

En Instagram: @jrjoseramon

Fuente El Nacional

Sencillez, ascenso, actor venezolano