Rebeca Moreno ha hecho del glamour un proyecto de vida

Rebeca Moreno ha hecho del glamour un proyecto de vida

Rebeca Moreno, glamour, proyecto de vida

“Estoy viviendo una de las mejores etapas de mi vida, a pesar del país que nos está tocando vivir”, dice la comunicadora y madre de dos hijos que conduce un espacio en radio, publicó un libro y ahora tiene un programa de TV

¿Se puede ser una mamá con glamour en Venezuela, en este momento?

Rebeca Moreno no vacila un segundo y responde con una gran sonrisa: “Claro que sí”.

Y es que para la conductora de Rebeca en Onda, programa de radio que transmite Onda La Superestación, el glamour “es una suerte de hechizo, algo innato, un conjunto de modales que tiene una persona para encantar a los demás”. Asegura que no tiene nada que ver con belleza ni con dinero, aunque sabe que este último ayuda, y mucho. Dice que tampoco implica frivolidad, pues abarca tanto el aspecto exterior como el interior de las personas.

Ella siempre soñó con ser una mamá con glamour y comenzó a darle forma al que define como su proyecto de vida cuando su primer hijo, Carlos Alberto, era apenas un recién nacido. “En mis momentos libres me dediqué a escribir sobre esos temas que me apasionaban de la maternidad”.

Fue así como surgió la Guía práctica para mamás con glamour, que en 2013 publicó Libros El Nacional. Luego creó la cuenta en Instagram @mamaconglamour, con la que Moreno se mantiene en contacto con esas madres que, como ella, prestan atención a los más mínimos detalles. En octubre se convirtió en editora de la Revista Variedades y hoy, a partir de las 10:00 am, estrena el programa de televisión por IVC.

“El programa viene a completar un conjunto de cosas que ojalá llegaran a funcionar fuera del país. Porque ese es mi sueño. Siempre ha sido un mundo muy Martha Stewart –se refiere a la llamada “reina del hogar” estadounidense que formó un imperio con su negocio de estilo de vida y cocina–, de la casita perfecta, de la mamá que quiere que todo luzca bonito, que sus hijos estén bien vestidos, la que disfruta los detalles”, señala.

La primera temporada de Mamá con glamour tiene 13 episodios, de 60 minutos de duración, divididos en 5 bloques. Un seriado que sigue la cronología ya planteada en el libro y que tendrá como invitadas a madres que hablarán de su experiencia en la organización de eventos, en la atención de momentos especiales en las diversas etapas de vida de sus hijos. Porque algo sí destaca Moreno: “La misión de una mamá con glamour es guardar los mejores recuerdos de estos años que no regresan y que pasan tan rápido”.

—¿Qué significa este regreso a la televisión?

—No solo es el regreso, es volver con mi proyecto, mi marca personal, con lo que he venido desarrollando desde que me convertí en mamá. Yo no quería volver por volver. Ya había tenido algunas ofertas. Pero el trabajo en la tele es muy ingrato y en los tiempos que corren en el país es muy mal retribuido económicamente. Aunque es muy cierto que es una plataforma que te ayuda a impulsarte como talento a otras áreas que pudieran generar mejores ingresos.

—¿Y cómo fue volver a esa rutina de grabaciones, de producir con tantos detalles, con tanto glamour?

—Busqué la manera de que nada interfiriera con la rutina que tengo, porque soy mamá de dos y considero que mi trabajo principal es la radio. La grabación de un programa de TV implica trabajo, mucha producción y dedicación, sobre todo si se es tan exigente como yo. Entonces el programa se adaptó a mi rutina: llevar a mis hijos al colegio, ir a la radio, hacer diligencias, luego compartir con ellos sus actividades extracurriculares. Por eso era tan importante regresar con un proyecto mío.

—Revisando la cuenta de @mamaconglamour en Instagram, sin duda hay que tener holgura económica para atender tantos detalles.

—Una vez que te conviertes en mamá comienzas de alguna manera a dejarte en segundo plano, con lo que no estoy de acuerdo. Pero sí comienzas a hacer todo por ellos, haces sacrificios para reunir y hacer un bautizo bonito, una linda fiesta de cumpleaños. Y estoy segura de que no tiene nada que ver con holgura económica, pues las mamás que me siguen en mis redes –tengo desde zonas populares hasta del Country Club– me comparten lo que han hecho a partir de mis ideas con los recursos que tienen a su alcance. Me ha sorprendido gratamente ver cómo ha resultado un tema muy aspiracional, aun en el momento de crisis tan fuerte que estamos viviendo.

—¿Quién realmente disfruta una fiesta: el niño o la madre?

—Estoy segura de que los dos, aunque muchas mamás estén en desacuerdo. Tengo amigas con las que discuto a diario porque dicen que los niños no saben de eso, que los niños se conforman con muy poco y sí, es cierto. Pero en mi caso no ha habido una celebración de cumpleaños de Alessia –fiestas en las que me ayudan mis aliados y quienes hacen posible que todo salga como yo lo imagino– en la que ella no se tome un minuto para decirme: “Qué bella fiesta, mami”. Con eso me paga todo. Y los varones también, aunque muchos pudieran pensar que no están pendientes de eso. En mi casa se come siempre con los cubiertos y la vajilla de lujo porque no hay ocasión más especial que tenerlos a todos sentados a la mesa para cenar.

—¿Siente que se ha convertido en una suerte de gurú?

—Hay gente que me conoce y otra que no. Pero sé que soy muy especial para las mamás que como yo disfrutan esas cosas. Nunca fui muy popular porque trabajaba en un canal como Globovisión, con una línea editorial bien marcada. No era RCTV o Venevisión. Siempre tuve un público particular. Hoy, según las estadísticas de mi Instagram, 80% de mis seguidores son mujeres de todos los estratos sociales y de casi todo el país, algunas del exterior.

—¿Se toma el tiempo de interactuar con ellas en Instagram?

—Por supuesto. Y es un trabajo aparte, pero se convierte en el más gratificante. Es incalculable la cantidad de mensajes directos que recibo. Todas las noches, cuando los niñitos se acuestan, por lo menos le dedico una hora a mis redes. Y muchas mamás que luego se me acercan en la calle me agradecen la respuesta. Las seguidoras tienen que sentir que cuentan contigo y yo siempre se los dejo saber.

Mamá con glamour le ha permitido compartir un emprendimiento nacional de calidad.

—No tienes idea de la cantidad de cosas que se hacen en toda Venezuela en materia de celebraciones infantiles. Barquisimeto es una de mis ciudades favoritas, también Valencia. La crisis ha servido para que las personas se reinventen.

—¿A qué aspira con el programa de TV?

—A internacionalizarlo, si fuera posible. Me ayudaría mucho volver a editar el libro, pero sé que hay un tema de costos que hoy que no lo hace posible. Mi idea es que el programa que se verá por IVC en Estados Unidos también se venda a otros canales y países.

—¿Está contenta con el resultado? ¿Es un programa de factura internacional?

—Estoy muy contenta con el resultado. Mis expectativas no eran muy altas por la situación que atravesamos. Yo estaba negada a trabajar con escenografía virtual, porque Mamá con glamour es muy visual, muy de detalles. Y tengo que agradecerle eso al canal porque creyó en el proyecto. Es un programa que me gustaría ver en Discovery Home & Health, por ejemplo.

—¿Se siente realizada?

—Sí, o me falta muy poco. Hoy estoy viviendo una de las mejores etapas de mi vida, a pesar del país que nos está tocando vivir. Soy muy afortunada por hacer radio, televisión, criar a mis hijos. Soy la madre que siempre que querido ser.

Fuente El Nacional

Rebeca Moreno, glamour, proyecto de vida