Manual de ociosidades del 17 de septiembre por Valentina Quintero

Manual de ociosidades del 17 de septiembre por Valentina Quintero

Manual de ociosidades, 17 de septiembre, Valentina Quintero, turísmo, Venezuela

En Lara

La represa Cuatricentenaria

Cuando se cumplieron los 400 años de Carora, Ricardo Meléndez Silva -caroreño- solicitó que se construyera una represa para garantizarle el agua a la ciudad. Fanático de esos diques, cada vez que sobrevolaba la región se daba cuenta de que era posible represar el río Tocuyo en la zona de Atarigua. Después de mucho insistir, se hizo la represa y con los años le pusieron su nombre. Es un sitio precioso, ideal para la pesca de pavón y para los deportes de agua. No hay ninguna infraestructura, pero pudiera haberla. No da el agua que debería, pero pudiera darla. A mí me encanta para darme un buen chapuzón en sus aguas frescas y transparentes.

Para ir: carretera Barquisimeto-Carora, entre Tintorero y Arenales

En Vargas

Helados y tortas

Cuando vayan a Todasana, en la costa de Vargas, acérquense a una casa con reja negra en toda la entrada del pueblo, con un letrerito que dice helados y tortas. Ahí vive Alexia Echarri, dedicada por entero a hacer unas tortas atómicas, fresquitas, esponjosas, ya sean de vainilla, chocolate, marmoleada, coco o la de auyama que es insuperable. Adoro sus heladitos de frutas en vaso y la mermelada de guayaba. Tocan el timbre o dan un grito y ya. Alguien sale a ofrecer lo que esté listo.

Para ir: pueblo de Todasana, entre Osma y La Sabana, costa de Vargas.

Teléfono: (0412) 999 7780.

BIEN DATEADO

Jenny Vásquez de Herrera hace unos chicharrones agridulces de cochino, que son una maravilla. Recontra gustosos y jugosos. Los vende congelados y empacados al vacío ya sea en Carora -estado Lara- o donde se los encarguen. En Caracas se consiguen en varios sitios. Llámenla a los teléfonos (0414) 576 4165 /(0416) 351 0151 y le preguntan.

Si van a Carora un domingo, verán a montones de caroreños con sus ollas haciendo cola en las puertas de las casas donde huele a mondongo. Es tradición que mucha gente amanezca haciendo mondongo de chivo, res o cerdo para conservar la tradición del mondongo dominguero caroreño. Hagan su cola y lleven su olla.

En Bolívar

Gozadera en el Caroní

Cada vez que voy a Ciudad Guayana tengo que bañarme en el Caroní o me da un soponcio. La gente de Aqua Xtremo me complace. La cosa es así. Salen en kayak o paddle desde el puerto del hotel Venetur directo al salto La Llovizna. Una ricura el escándalo y la fuerza del agua, la emoción de verlo de cerquita, bañarse en sus aguas, saber que es nuestro. De ahí cruzan hasta unas cascadas y se dan masajes en el cogote hasta que se desaparezcan los nudos que forma la realidad aplastante. En algún momento llegan a un atómico jacuzzi natural entre un montón de piedras, donde se dan el chapuzón de la existencia viendo puro Caroní en los alrededores. Me resulta fascinante combinar la tecnología hidroeléctrica con la gozadera de agua.

Para ir: si quieren hacer lo mismo, busquen a la gente en Instagram @aquaxtremo

En Aragua

Juana de Dios

Cuando vayan a Chuao busquen a Juana de Dios, una extraordinaria, sensible y conversadora artesana del cacao. Además de trabajar en la Empresa Campesina –la que cultiva y procesa el mejor cacao del mundo, que es el nuestro– se ocupa  de hacer bombones, barras  y panelas para chocolate de taza. Todo con puro cacao de Chuao, el único en Venezuela con denominación de origen. Hace también el yuyo, un dulce que saca de la tripa del cacao y es buenísimo. Con la melaza del cacao elabora mistela, quesillo y tortas. No pierde nada.

Para contactarla: en el pueblo de Chuao, al cual se llega en peñero desde Choroní.

Teléfono: (0243) 872 5024.

En Mérida

Piñas con vi

Visitamos una siembra de piñas rojas. Nunca había visto una plantación tan hermosa, encaramada en una montaña con una vista tan primorosa, que seguramente incide en la divinura de esas frutas. Fuimos con el agricultor, que tuvo la gentileza de sacar una de estas piñas rojas, la peló y la picó con el machete y nos dio un pedazo gigante para probar. Insólito. Recontra jugosas, frescas, dulces. Nada que ver con la chapa de sol que les pegaba.

Para probarlas: tienen que ir hasta Pueblo Nuevo del Sur en el estado Mérida, buscar una siembra y comprarlas directamente.

Fuente Todo En Domingo

Manual de ociosidades, 17 de septiembre, Valentina Quintero, turísmo, Venezuela