La actuación de Venezuela en Río 2016

La actuación de Venezuela en Río 2016

actuación, Venezuela, Río 2016, Juegos Olímpicos, Olimpiadas

La delegación olímpica venezolana tuvo un andar algo irregular en algunas disciplinas, pero es innegable que también tuvo un crecimiento notable en otras. Cada uno de los 87 atletas criollos que se desempeñaron en Río de Janeiro, lo dieron todo en cada una de sus disciplinas para dar lo mejor por Venezuela, no queda duda.

La participación criolla dejó un balance de tres medallas, dos de ellas de bronce y una de plata. Estas preseas ubican a Venezuela en el puesto 63 del medallero olímpico, pero igualan la mejor cosecha de logros destacados que tuvo en unos Juegos Olímpicos. En Los Ángeles 1984, la delegación criolla también ganó tres medallas, pero fueron todas de bronce.

La delegación nacional colecciona un total de 15 medallas olímpicas. Dos son de oro, tres de plata y 10 de bronce, para ubicar a Venezuela en el quinto lugar del medallero histórico de países sudamericanos, por detrás de Chile, que también tiene 2 medallas de oro pero posee 7 medallas de plata.

Hay muchas experiencias positivas y alentadoras para el país luego estos Juegos Olímpicos, aunque quedan algunas realmente decepcionantes por la expectativa generada previamente y si se quiere hacer un buen papel en Tokio 2020, deben mejorarse en el ciclo olímpico que inicia justo al finalizar la cita de Río.

La delegación venezolana llevó a 25 mujeres y 62 hombres, quienes acumularon un total de tres medallas y nueve diplomas olímpicos, para firmar una de las mejores participaciones en la historia venezolana en esta instancia de élite.

Vale decir que en el medallero de Londres se escaló hasta el puesto 50 y en Río hasta el 63, puesto que la medalla de oro es lo que más vale en una cita olímpica y por ello es debatible si la mejor participación criolla en la historia de los Juegos Olímpicos fue en 2012.

Lo bueno

Yolimar Rojas

La primera semana de Juegos Olímpicos fue realmente dura para la fanaticada criolla y para sus atletas. Las eliminaciones de Rubén Limardo, Gabriel Maestre y Silvio Fernández, entre otros, dejó bastante reducidas las opciones venezolanas de medalla. Sin embargo, más avanzadas las competencias, atletas como Yulimar Rojas y Stefany Hernández sí pudieron confirmar su favoritismo al ganar preseas para el país. Y allí también se coló Yoel Finol, ganador de la medalla de bronce en el peso mosca.

Yulimar Rojas le dio la primera presea a Venezuela en estos Juegos Olímpicos, fue de plata en salto triple. Ese domingo 14 de agosto, la joven de 20 años rompió la historia venezolana en el atletismo olímpico.

Para empezar, se convirtió en la segunda mujer criolla en clasificar a la final de una disciplina de atletismo olímpico (la primera fue Rosa Rodríguez en lanzamiento de martillo; lo consiguió el viernes 12 de agosto) y gracias a su presea, es la primera venezolana en ganar una medalla en atletismo olímpico y en cosecharla de plata en unos Juegos Olímpicos.

La de Rojas es, apenas, la tercera medalla de plata que consigue Venezuela en una cita olímpica y la última vez que un atleta lo había logrado fue en Moscú 1980, gracias al boxeador Bernando Piñango. La anzoatiguense le dio la primera gran alegría a Venezuela en Río 2016, pero afortunadamente no fue la última.

Yoel Finol, logró avanzar silenciosamente en estos Juegos Olímpicos. A diferencia de Gabriel Maestre y Albert Ramírez, boxeadores de amplia carrera internacional, el merideño estaba debutando en unos Juegos Olímpicos, con tan solo 19 años y compitiendo en el peso mosca (52 kilogramos).

Finol ganó su primera pelea por decisión unánime ante el dominicano Leonel de los Santos Núñez en la eliminatoria de los mejores 32 pugilistas. Así avanzó con seguridad y chocó ante el británico llamado Muhammad Ali, quien no inquietó al andino y salió vencedor, también por decisión unánime. Ya en cuartos de final, el venezolano tenía asegurado su diploma olímpico pero buscaba más; no se conformó y ganó el combate al argelino Mohamed Flissi, por decisión unánime igualmente.

De esta manera, el merideño llegó con mucha confianza a la semifinal, no había perdido ni un solo round en su andar olímpico pero le tocaba enfrentarse a otro invicto en todos sus asaltos: el uzbeco Shakhobini Zoirov. La pelea estuvo sumamente reñida, ambos tenían el bronce asegurado pero querían competir por la medalla de oro en la final de la categoría. No obstante, fue el uzbeco el que logró hacer una mejor pelea y dejó a Finol con una muy merecida medalla de bronce.

La presea de bronce conseguida por Finol es sumamente importante para el boxeo criollo, que tenía 32 años sin ganar una medalla olímpica. La última vez que los púgiles venezolanos consiguieron ganar presea olímpica fue en Los Ángeles 1984, con Omar Catarí y Marcelino Bolívar.

Yoel Finol

La tercera presea criolla llegó gracias a un deporte que, quizás, no es muy popular en el país o en América Latina pero que, curiosamente, ha sido dominado, en la categoría femenina y en años recientes, por una colombiana y una venezolana: el ciclismo BMX.

Stefany Hernández, la criolla que fue campeona mundial de BMX en 2015, logró avanzar a la final de un deporte que fue reconocido como olímpico en Londres 2012. La venezolana hizo buenas carreras preliminares y hasta estuvo a punto de ganarle a la campeona vigente, Mariana Pajón.

Hernández tuvo una maravillosa actuación en la final del BMX y finalizó tercera con tiempo de 34.75 para hacerse con una medalla de bronce, la primera en su carrera y la primera para el país en esta disciplina. La medalla fue la guinda en el pastel para que Venezuela, a falta del oro, ganara su segunda presea de bronce y la tercera alcanzada en total en estos Juegos Olímpicos, algo que en la primera semana se veía muy lejos.

Stefany Hernández


Lo no tan bueno

De los 87 atletas que fueron a por Venezuela a Río de Janeiro destacaban algunos nombres. Rojas y Hernández, entre ellos, llegaron con grandes expectativas, pero también iban estrellas confirmadas como Rubén Limardo, medallista de oro en esgrima en Londres 2012; Silvio Fernández, otrora número uno del mundo en espada y Jhonattan Vegas, golfista profesional.

El caso de Limardo fue el más decepcionante, porque el campeón olímpico de 2012 asistió como el abanderado de la delegación venezolana y en especial, por ser uno de los atletas más importantes en la historia del deporte criollo.

El esgrimidor fue eliminado en su primer combate de espada y, podría decirse que en su rostro se veía la derrota desde antes de comenzar el combate. A diferencia de los demás atletas, Limardo no se veía tan concentrado como en Londres 2012, sino que tenía una mezcla de tranquilidad con desconfianza. Y luego de un año sumamente complicado, lleno de lesiones y de un virus que le aquejó poco tiempo antes de la cita olímpica, era algo lógico.

Al llegar a Venezuela, de vuelta de Río de Janeiro, dijo que “le pegó la confianza” (por exceso), pero apoyarse sólo en eso no funciona ni en los Juegos Olímpicos ni  en casi ninguna competencia. Hay que competir para ganar la medalla, nada se gana antes de tiempo.

Por su parte, Silvio Fernández y Alejandra Benítez, quienes ya van de salida del deporte de élite (37 años él y 36 ella), no tuvieron las participaciones esperadas y demostraron que urge una renovación en el mundo de la esgrima venezolana.

El atletismo de pista venezolano tampoco pudo clasificar a ninguna de las finales de las distintas disciplinas, solo Nercely Soto llegó a la semifinal de los 200 metros planos, mejorando sus tiempos personales y su actuación de Londres 2012.

El baloncesto criollo, campeón de Sudamérica en 2014 y 2016 y del FIBA Américas en 2015 no pudo pasar de la primera ronda y cayó estrepitosamente ante Francia, Serbia, Australia y Estados Unidos. No obstante, el baloncesto venezolano logró ganar un partido en esta cita olímpica ante China 72-68. El equipo criollo se mostró solvente, pero tuvo problemas en los segundos y terceros cuartos de sus partidos, donde, casi siempre, perdieron los compromisos.

Los diplomas olímpicos

El diploma olímpico nació en Londres 1948, cuando el Comité Olímpico Internacional (COI) decidió premiar la actuación de los atletas que finalizaban en el cuarto, quinto y sexto lugar; sin embargo, a partir de Los Ángeles 1984, se extendió el diploma a los que finalizaran séptimos y octavos en cada competición.

En Londres 2012, la delegación venezolana logró un total de 9 diplomas olímpicos, y en Río 2016 se repitió esta cantidad.

Jessica López fue la primera en ganarlo este año y lo hizo por partida doble, al quedar séptima en el Concurso Completo de la gimnasia artística femenina y las barras asimétricas. La criolla de 30 años de edad puso a vibrar al país entero luego de su gran actuación en estos Juegos Olímpicos.

El equipo de espada masculino logró también un diploma olímpico, al quedar en el puesto 8 de 9 en competencia. Caso similar al del grupo de nacionales que participó en ciclismo de velocidad, conformado por Hersony Canelón, César Marcano y Ángel Pulgar.

Pedro Ceballos logró diploma en la lucha libre olímpica de -86 kilogramos, Edgar Contreras lo hizo en el taekwondo, Betzabeth Argüello en la lucha libre olímpica y Yaniuska Espinoza en la halterofilia.

Como se planteó al inicio, queda para juicio de cada quien si estos son o no los Juegos Olímpicos más exitosos para Venezuela, ya que después de todo no se consiguió ninguna presea dorada, que suele ser el indicador que prima para definir cuándo una delegación queda por encima de otra.

Aunque no hubo medalla de oro, Venezuela logró tres preseas en esta cita y estuvo entre los mejores 8 competidores en 9 ocasiones, algo que no es para nada despreciable y tiene un mérito para reconocer.

No obstante, hay lugar para cuestionar la actuación criolla al revisar cómo quedó la de Venezuela con respecto a otras delegaciones latinoamericanas en estos Juegos Olímpicos. Allí se puede decir que, países como Colombia, han superado las actuaciones criollas,sin mencionar a naciones como Argentina, Brasil, Cuba y en menor medida a México, que siguen siendo las mejores representantes latinoamericanas.

Fuente Efecto Cocuyo

actuación, Venezuela, Río 2016, Juegos Olímpicos, Olimpiadas