Jimmy Marull: Volar en globo es como enamorarse

Jimmy Marull: Volar en globo es como enamorarse

Jimmy Marull, Volar en globo, enamorarse

El hombre, anclado en la Tierra, siempre ha sentido curiosidad por experimentar la libertad de aves; poder volar tranquilamente sobre todo, sintiéndose parte de las nubes. Así, desde hace siglos, el ingenio humano ha permitido inventar maneras de poder volar como un pájaro. Jimmy Marull, reconocido como el principal promotor del vuelo en globo en Venezuela, forma parte de la única escuela de este tipo en Latinoamérica. El paulatino ascenso es una experiencia placentera, que permite sentir una paz impresionante. En esta ocasión fue combinada con la silenciosa vista de un fantástico anochecer que sirvió como testigo de este mágico vuelo.

El piloto Jimmy Marull es considerado pionero y   principal promotor del vuelo en globo en Venezuela. Ha iniciado la única escuela de este tipo en Latinoamérica y esta pasión lo ha hecho poseedor de un Récord Guinness en 1987. Jimmy nos recibe con una excepcional sonrisa y  energía llena de optimismo y carisma, se sienta, se prepara para contar acerca de sus viajes y experiencias a lo largo de su carrera como piloto y así nos permite elevarnos por unos minutos con él.

¿Cómo inicia toda esta travesía como piloto?
Eso fue una emboscada (se ríe). A mí no me pidieron mi opinión. Me subieron a un avión, me amarraron y me llevaron a volar, el único detalle es que yo tenía tres años. Cuando aterrizamos algo había cambiado. Mi padre era piloto e inevitablemente terminé en la aviación, y es mi alma mater. Yo estudié cine, idiomas, y también trabajo en la industria del cine, pero siempre termino volando. No sé cómo me las arreglo, pero siempre termino en un avión, un helicóptero, un ultra liviano o un globo, y ese proceso interno me ha dado con ese mundo del vuelo y me encanta, hoy en día compartirlo en una vivencia o en una conferencia con las personas que me escuchan, es agradable.

¿Cómo llegó el globo aerostático a tu vida?
En 1980 se me acercaron unos empresarios venezolanos que iban a traer dos globos para volar en el país y ellos ya habían oído hablar de mi trabajo. Me contactaron para que les consiguiera los permisos para volar, porque en Venezuela todo está prohibido, -no hemos cambiado mucho-. Bueno, estos empresarios me preguntaron cuánto costaría el permiso para volar en el Salto Ángel y yo les dije que yo no tenía costo, que el único costo sería que yo fuera en uno de los globos, y así me enganché… quedé atrapado. Desde esa fecha estoy volando en globo, y mi carrera en aviación fue en paralelo, entonces, soy piloto comercial, piloto de aviación general, instructor de vuelo de ultra liviano, de globo, de Ícaro y parapete y también hice el curso de helicóptero.

¿Vives más en el cielo que en la tierra?
En lo posible, sí (se ríe). Mi tocayo Jimmy Ángel decía que todos sus problemas se quedaban en tierra cuando él volaba y yo pienso igual que él.

Recibiste la condecoración “Carlos Meyer Baldó”
Carlos Meyer Baldó es un personaje interesantísimo; yo tengo una serie de programas de radio que se llaman “Anécdotas que pasaron volando”. Son historias relacionadas con venezolanos y la aviación, en la que hay cosas  interesantísimas que la mayoría de las personas no conocen. Meyer Baldó fue un piloto venezolano que en la Primera Guerra Mundial cuidaba al Barón Rojo, es decir, el más grande “as” de toda la historia de la aviación, tenía como ala derecha a un piloto venezolano, Carlos Meyer Baldó. Él fue uno de los fundadores de la escuela de Aviación de Maracaibo y la Fuerza Aérea, tiene una condecoración que lleva su nombre por mérito al trabajo aeronáutico y estoy muy orgulloso de tenerla.

¿Cómo surge la idea de fundar la primera escuela de globos aerostáticos de Latinoamérica?
Muy sencillo, uno debe ir formando a su generación de relevo, yo no estaré aquí eternamente. Hoy por hoy, tengo un tiempo dedicado a la formación.

¿Qué diferencia hay entre volar en globo y volar en un avión? ¿Qué lo hace tan especial?
La magia de volar en globo tiene que ver con el hecho de que no diriges el globo, tú te subes y te dejas llevar por el viento. Ahora, si estudias los vientos, tú sabes más o menos hacia dónde vas, pero nunca aterrizas en el mismo lugar dos veces. Hoy vuelo con  dirección hacia el este de los Valles del Tuy y aterrizaré en un sitio, mañana en otro y pasado mañana en otro, nunca será igual. No hay dos vuelos iguales en globo, para mí es una metáfora de la vida. Cuando  nació el globo, hace 230 años no sirvió como arma de guerra, por ende, los globos se quedaron niños para siempre.

¿Cómo fue su primer viaje en globo aerostático?
Cada vez que vuelo es el primero. El Salto Ángel fue un vuelo increíble, la cima del Sari Sari, el cruce de los Andes en globo a 23.500 pies con una máscara de oxígeno, todos han sido increíbles y cada uno de esos vuelos tiene su propia magia.

¿En qué se basa su Récord Guinness del Autana Tepuy?
Conquistar el primer vuelo exitoso a través de una de las cavernas del Cerro Autana. En el planeta tierra hay contados sitios mágicos, el Autana es uno, el Auyantepui y el Roraima también. Cada una de nuestras piedras filosofales pertenecen a todos nosotros. Es por eso que mi odisea es hacer que esas personas tengan la suficiente curiosidad para decir “¿Dónde está el Autana?”, “¿Qué es el Autana?” aunque sea por Google. Es imposible amar lo que no se conoce.

¿Cómo ha sido su experiencia en los documentales para la televisión extranjera?
Cada cierto tiempo viene a Venezuela un equipo de Discovery Channel, National Geographic o la BBC. Recientemente atendí a un grupo de la televisión australiana, y pensarían que allá hay toda la fauna del mundo, que no podríamos imaginar que un equipo fílmico de por allá venga a Venezuela a filmar algo, porque todo lo que ellos tienen es tan exótico y tan interesante. Sin embargo, ellos nunca habían visto una anaconda de 9 metros y nosotros las tenemos como arroz. Fui al filmar con ellos al Hato El Cedral, toda la fauna desde un ultra liviano, y aquellas caras de maravilladas no se me olvidan más nunca. Y eso que vienen de un país excepcional. Venezuela será un país increíble cuando el turismo sea más importante que el petróleo.

Contacto: elevateenglobo@yahoo.com y
@JimmyMarull en redes sociales.

Fuente Estampas

Jimmy Marull, Volar en globo, enamorarse