Franklin Suárez: Un orgullo barquisimetano #ImpulsoPositivo

Franklin Suárez, orgullo barquisimetano, Impulso Positivo

Franklin Suárez, un joven curioso e irreverente como todo comunicador social nato, tenía apenas 17 años, no había ido a la universidad ni había realizado el primer curso de producción audiovisual, cuando decidió acercarse a una productora de su región a solicitar un empleo que le permitiera tomar vuelo en la única cosa que sentía como propósito de vida: la comunicación social.

Hoy día, con apenas 32 años, Franklin ha producido en creces una larga lista de programas de televisión, eventos en vivo y hasta conciertos de artistas internacionales en Venezuela. Afirma haber nacido en tierra fértil para su profesión, Barquisimeto, donde encontró la escuela para conocer todos los medios de comunicación.

En la celebración de sus 15 años de trayectoria como productor, este personaje larense es un ejemplo para todos los comunicadores sociales con miras a ejercer, en una de las carreras más versátiles, completas y apasionantes que existen en el catálogo de humanidades.

Siguiendo la pista

Poco tiempo después de comenzar como asistente de producción en Promar Televisión, el primer canal que le abrió las puertas, su iniciativa insaciable y sus buenas relaciones personales, lo llevaron a producir su propio programa: “En Conexión TV”, el cual estuvo cinco años al aire en la señal de la televisora. En ocasiones, para que asegurar que se hiciera el trabajo, él mismo colocaba su trípode, grababa, y finalmente editaba en una computadora. “Probablemente fueron los mejores cinco años de mi vida. Fue un proceso muy acelerado y yo era muy inexperto, pasé de no saber editar ni usar esas herramientas, a prácticamente hacer todo yo”, expresó Franklin al equipo de EL IMPULSO, empresa para la cual también trabajó como redactor de noticias por varios años. “Por eso es tan importante prepararse, no hay nada mejor que saber hacer lo que sea te pongan a hacer”.

En el camino de sus vivencias, al mismo tiempo que trabajaba en su programa, de alguna manera terminó también relacionado con el medio radial, algo natural que sucede a los periodistas y comunicadores sociales. Por esta razón, extendió el alcance de su programa “En Conexión TV” a la radio, formando parte del Circuito Éxitos por nueve años.

“Es importante que los jóvenes entiendan que si van a estudiar esta carrera, deben conocer todo lo que ella abarca. La radio, la televisión, la prensa, el medio corporativo. Cuando llegué al Circuito, yo apenas me encargaba de mi programa de televisión. Allí, tuve que aprender a buscar la noticia en la calle, investigar temas y traer personas importantes para entrevistar todos los días. Era agotador, pero era un trabajo increíblemente satisfactorio”, añadió el joven productor.

Más adelante en su carrera, se topó con la organización de eventos. Quiso colaborar en la planificación de algunas conferencias y conciertos, donde su experiencia en la televisión lo ayudó a idear entradas creativas para los ponentes, así como crear efectos con bailes, luces y sonidos para la escena. Además, el trabajo de producción que realizó en Promar, le permitió editar vídeos para deslumbrar y entretener a los asistentes.

De esta manera, Franklin se unió al movimiento ciudadano Esperanza Activa, estructurando junto a sus coordinadores eventos para sembrar la fe en los ciudadanos en torno a la situación del país.

“El último conversatorio que realicé con Esperanza Activa, fue en el Hotel Jirahara. Asistieron directivos de la UCLA, el director del Hospital Pediátrico, y muchas otras personalidades del estado Lara”, añadió.

En diciembre del año pasado, Franklin dejó de ser parte del Circuito Éxitos y viajó a Estados Unidos, donde conoció por casualidad a Camila Canabal, la famosa presentadora de televisión venezolana. De una bonita amistad con ella, surgió su puesto actual de trabajo: se encarga de editar sus vídeos y subirlos a su canal en la red social YouTube.

En este punto de su carrera, converge todo lo aprendido: utiliza todos sus conocimientos en producción, organización e incluso redacción, con las facultades aprendidas en los diferentes medios, para poder brindarle a Camila Canabal, un abordaje integral de la información que le permita cuidar su imagen.

“Por eso yo les aconsejo a todos los comunicadores, que se preparen muy bien. Hagan cursos, pasantías, conozcan los medios, estudien. Las oportunidades salen, pero si uno no está preparado, así como llegan se van”.

En definitiva, el comunicador social puede hacer que cosas importantes ocurran. Franklin Suárez es un ejemplo de ello: en sus palabras, “los comunicadores sociales nos podemos especializar en cualquier cosa. Llevamos la información más importante al sitio correcto. Existen pocas cosas tan ricas y completas, como la comunicación social”.

La importancia de los comunicadores sociales

Ciertamente, los comunicadores sociales están facultados para hacer un análisis sobre cualquier tema en la sociedad, arrojando nuevos conocimientos y resultados. Esto lo demuestran los programas de opinión, los trabajos de investigación y demás formas de divulgación científica. Asimismo, los comunicadores sociales pueden hacer un estudio en una empresa para posicionarla en el mercado, a través del mercadeo y marketing. Los comunicadores saben, además, cómo generar una red de comunicaciones para atender problemáticas sociales y políticas, a través del periodismo y las relaciones públicas; actualmente incluso, gracias a la evolución de la profesión, también pueden producir cualquier tipo de material audiovisual.

No es fácil ampliar tanto los límites de la comprensión y el conocimiento, pero este es precisamente, el trabajo de un comunicador social. Conocer de sociología, economía, política, cultura, tecnología y cuanto tema resulte relevante para la sociedad. Ya que esta disciplina está presente en cada proceso de la actividad humana, es importante que los expertos en el tema conozcan bien las herramientas y medios que intervienen en él.

Consejos de un comunicador social

  1. Prepárate: Franklin Suárez recomienda que durante la formación de un comunicador, este debe tratar de involucrarse con todos los medios de comunicación y trabajar con diferentes tecnologías, de forma que si lo cambian de departamento, puede responder a las exigencias.

Esto significa si por ejemplo, su área de preferencia es el periodismo, de todas maneras debe aprender a grabar y editar vídeos.

  1. Ten sentido de pertenencia: adonde sea que llegue el comunicador, debe desarrollar un gran sentido de identidad con el sitio, para que puedan surgir las ganas de invertir una gran gama de conocimientos en él, dando un paso más allá de lo que esperan.
  2. Sé responsable: si se le pide una pauta, una noticia, una producción o un estudio para el viernes, el comunicador no debe esperar hasta el viernes para comenzarlo. “Sabemos que este es un trabajo creativo y trabajar bajo presión es algo que se nos da de forma natural, pero hay que tratar de anticiparse”.

Y el más importante de todos:

  1. Cree en ti: las críticas van y vienen por montones, especialmente al principio. “Al árbol que no da frutos, no le tiran piedras”, expresa folklóricamente Franklin, refiriéndose a que vendrán muchos comentarios negativos, ante ellos, el comunicador debe estar seguro de que sabe lo que hace y sabe que lo está haciendo bien, o en todo caso, sabe va a mejorar y crecer.

Fuente El Impulso

Franklin Suárez, orgullo barquisimetano, Impulso Positivo