Darlen Carolina Pino Rojas: Talento e innovación con sello guaro

Darlen Carolina Pino Rojas: Talento e innovación con sello guaro

Darlen Carolina, Talento, innovación, sello guaro, emprendedores venezolanos

Desde pequeña desarrolló el lado creativo, la inspiración y la necesidad de innovar, de emprender, de valerse por sus propios medios. Su pasión es el diseño, pero cosas del destino la llevaron a estudiar comunicación social en la Universidad Yacambú (UNY). Amante de la producción audiovisual, organización de eventos, soñadora, algo quisquillosa y perfeccionista. Ella es Darlen Pino, una joven Barquisimetana a quien la vida le regaló el don en sus manos, la posibilidad de imaginar y crear.

Su vida dio una vuelta de 360 grados, aún con solo 19 años recibe la noticia que sería mamá, esto además de su pasión por la organización de eventos, la llevó a unirse con su madre, Darlene Rojas, para crear espacios de entretenimiento para la familia y un lugar donde los emprendedores del estado pudieran mostrar sus creaciones, logrando el impulso del talento venezolano.

Allí nace Bazar Kairos, donde han logrado posicionarse no sólo como un evento mensual, sino como un trampolín de aquellos que decidieron iniciarse en el ecosistema emprendedor. “Fue mi mamá quien comenzó este proyecto, la idea inicialmente era hacerlo en las fechas donde viniera un día especial. Como ya no era una sola cabeza la que pensaba, yo me encargaba de la parte creativa, redes sociales y ella de las relaciones públicas”, explicó.

El esfuerzo y dedicación que pone en cada evento, la creatividad que llega para producirlos y la perseverancia con la que trabaja, se debe en parte al querer ser una mejor mujer, una motivación para todos los emprendedores, pero sobre todo un ejemplo a seguir para su hija, Paula.

“Más allá de que sea mi inspiración, es el motivo que tengo para ser mejor persona, que ella pueda sentirse orgullosa de quién soy y de quién quiero ser”, exaltó. Ser independiente siempre ha sido una característica de Darlen, es por ello que busca hacer lo que le gusta y desde su propia dirección.

El ser tan joven y comenzar a tomar responsabilidades de esta magnitud, le permitieron crecer y valorar las cosas que la vida le dio. “Kairos me hizo madurar, me entregó profesionalismo. Siempre a esa edad pensamos en el futuro, pero para mí ya había llegado ese momento, debo comenzar a sembrar para luego cosechar los frutos de mi esfuerzo y darle a mi hija la vida que se merece”.

Uno de los factores que la convierten en una emprendedora diferente, es el apoyo e impulso que con su trabajo ha dado a otros larenses e incluso de otros estados, este proyecto que inició en octubre del 2013 ha llegado hasta la capital y otras ciudades del país. “Si le vemos futuro a una idea, hacemos lo posible por impulsarla, servir de trampolín bien sea en los bazares o a través de los medios de comunicación con quienes tenemos contacto, hay quienes lo aprovechan y otros que no”, dijo Pino.

Con esto buscan que centroccidente pueda conocer el talento que hay en Lara e incluso el país, a través de giras de medios o sus redes sociales y también el querer mostrarles a ellos mismos, el valor que tiene su producto o idea, esto incentiva y te lleva a ponerle las ganas al proyecto que sea.

Además, resalta la importancia que tiene para ella el equipo de trabajo que conforman a la hora del evento, pues en estos días dejan de ser dos y se convierte en un grupo que se esfuerza por brindar un día impecable. “Nos enorgullece el equipo que hemos conformado, desde el que toma las fotos, quien reparte volantes, los que están pendientes de las rifas, en fin no seríamos lo mismo sin todos ellos”, agregó.

Barquisimeto siempre ha sido cuna de buenas ideas, por eso el que existan personas que piensen en el desarrollo humano y laboral de otros será un buen augurio, aún cuando muchos piensan que por la situación económica que atraviesa el país no hay futuro, personas como ella demuestran que sí se puede trabajar por una mejor Venezuela.

-Mi primera recomendación es que no miren a los lados, vayan y esfuércense por lo que ustedes quieran y crean, inicialmente debes confiar en sí mismo y en su proyecto para que los demás lo hagan. Si haces un proyecto y no estás seguro del talento o lo bueno de la idea, nadie te lo va a creer (…), tienes que ponerle amor, pasión y convicción para que los demás puedan ver tu producto con los mismos ojos y el mismo corazón que tú.

-En este momento hay que aprovechar las oportunidades, es cierto hay dificultades, pero así como existen personas que se van, están las que se quedan acá y toman cualquier ocasión y la hacen suya. Sí, el país está mal, pero ya queda en cada uno de nosotros como venezolanos el trabajar para sacarlo adelante, esto lo lograremos si crees en Venezuela y en ti.

Un proyecto independiente

Las ganas de creatividad, esa inspiración que llega en los momentos más inoportunos le han dado la oportunidad de seguir creciendo profesionalmente. Con solo 21 años, a finales del 2016 dio inicio a un nuevo proyecto, en esta ocasión con una autoría propia. Desarrolló una marca de juegos didácticos para niños, hecho a mano, en la búsqueda de recuperar a los niños de toda la tecnología que los rodea actualmente, ‘Hula Hula Kids’.

-Con todo el trabajo que tenía con los bazares, a pesar de trabajar por mi hija, sentía que la estaba dejando de un lado, me puse a pensar que ya estaba haciendo algo por Barquisimeto, por los emprendedores y por mí; ¿pero qué puedo hacer por ella?, esa era mi mayor duda. Así que nació esta nueva pasión.

Bajo la frase ‘Aprender nunca fue tan divertido’ inició en su casa, cortando y pegando con sus propias manos, “algo muy vago para ver”, como ella misma lo define; pero el resultado de esta improvisación hogareña fue inesperado, se dio a conocer, impulsó esta marca con una rapidez impresionante y ya cuenta con clientes a nivel nacional.

“Todo fue regando la voz, de boca en boca, mostrándolo a amigos, participando en diversos bazares”, explicó.

Aunque no todo ha sido solo color rosa, existieron momentos de desánimo, desilusión y frustración, pero no han significados motivos de rendición, por el contrario se ha motivado aún más para mejorar esos errores que la llevaron a algunos tropiezos.

Actualmente continúa sus estudios en la UNY. “Si me veo en un futuro haciendo algo de producción audiovisual, no soy de escribir, me voy más por el otro camino de la carrera”, comentó.

Tiene en una balanza ambos proyectos, el nivel de importancia en el mismo, pues siguen siendo fundamentales para su desarrollo; sin embargo, por lo joven del segundo dedica más tiempo a la creación y proyección de esta marca. Espera seguir creciendo, poder demostrarle a los venezolanos que aquí hay talento para exportar.

Fuente El Impulso

Darlen Carolina, Talento, innovación, sello guaro, emprendedores venezolanos