Augusto Marcano interviene el violento silencio de Caracas

Augusto Marcano interviene el violento silencio de Caracas

Augusto Marcano, interviene, violento silencio, Caracas, arte

La individual Urbe desdibujada, integrada por una treintena de imágenes en varios formatos, muestra la estética de una ciudad de la que el artista se apodera con objetos domésticos. Alberto Asprino es el curador

En una poética del silencio, cien sillas se agrupan en figuras imaginarias. En una arquitectura llena de ausencias aún queda el ruido. El de los que se fueron y el de los violentos que se los llevaron; el de los que no se quieren ir y el de los que no piensan volver. El de los que observan desde su encierro.

La silla, ese objeto tan cotidiano que se ha vuelto imperceptible, interpela al espectador. Le muestra lo que ha ido perdiendo: su ciudad. Cruces y calles, edificios que mantienen su estética, autopistas que aguardan en reposo, columnas a medio iluminar, viejos cines y estaciones de servicio construyen la propuesta visual de Augusto Marcano que se inaugurará el domingo, a las 11:00 am, en la galería D’Museo.

Urbe desdibujada es la individual de este artista nacido en Cumaná en 1979. Sigue la línea de trabajo que comenzó en 2006 y que consiste en jugar –a partir de instalaciones y performances– con la dicotomía de lo doméstico (pocetas, camas, neveras, mesas) trasladado a lo público para hablar sobre cómo el ciudadano ha perdido su vínculo con los espacios a causa de la crisis social.

“Yo me encapucho, voy en moto y me apodero de las calles con estos objetos. Es como un acto subversivo contra la violencia desde sus mismos códigos. Y también lo hago para resguardarme”, relata Marcano.

La muestra se compone de una treintena de fotografías en pequeño y mediano formato. Muestran las intervenciones del artista en lugares simbólicos de Caracas como el Nuevo Circo, El Silencio, las torres de Parque Central, el mural de Pedro León Zapata en la UCV, la autopista que lleva al túnel de La Planicie, la pieza Abra solar de Alejandro Otero que está en Plaza Venezuela, el Museo de Bellas Artes y la Galería de Arte Nacional.

“La selección de la arquitectura responde a una necesidad estética, aunque en algunos casos el motivo es conceptual. Por ejemplo, me interesaron la GAN y el MBA por ser museos, que para mí también se han venido desdibujando por la pérdida de espacios para los artistas. Es una crítica directa al hecho de que estas instituciones se están convirtiendo en elefantes blancos”, señala.

La curaduría de Urbe desdibujada es de Alberto Asprino y el texto del catálogo fue escrito por la investigadora María Luz Cárdenas. La investigadora habla sobre el discurso visual de Marcano, que atraviesa disciplinas e integra la escultura, medios audiovisuales, acciones y las intervenciones urbanas. “La ciudad adquiere nuevos sentidos y nuevas maneras de comprendernos y vivir en ella. El hilo que permite cruzar el recorrido es el objeto en una muy propia reflexión acerca de su papel en la intimidad y su traslado a la esfera pública. Los descontextualiza de sus afectos, de sus funciones y su comportamiento interior”, indica.

Sobre la idea de lo multidisciplinario de su trabajo, el fotógrafo expresa que el cuerpo y su movimiento han sido parte de su formación. Hijo de actores de teatro, ha sido miembro de agrupaciones él mismo. Expresa que la performance, a diferencia de las artes escénicas, trabaja sobre el suceso en tiempo real. No existe el ensayo ni la repetición: “Me interesó esa idea de entrar en la imagen como artista accionando en la ciudad, pero a la vez desde afuera como fotógrafo. Jugar con los prejuicios que se tienen en las disciplinas”.

Además de las imágenes, Urbe desdibujada exhibe también una instalación. En el centro de la galería se agrupan sillas blancas con las que podrá interactuar el público. Marcano invita a los asistentes a que distribuyan a su gusto los objetos en el espacio y generen sus propios dibujos. La intención es que tomen fotos de sus creaciones y las publiquen en Instagram. El post con mayor cantidad de “me gusta” se ganará un cuadro de la exposición. “Uno está acostumbrado a tener un distanciamiento de la obra en los museos y yo quiero acabar con ese miedo, romper con la actitud pasiva del espectador”.

Fuente El Nacional

Augusto Marcano, interviene, violento silencio, Caracas, arte